Mejores lugares para visitar en el Ebro

En Tarragona está situado el parque natural Delta del Ebro un lugar que llama la atención y que fascina a sus visitantes. Tiene playas de gran extensión, entramado de caminos y arrozales que parecen infinitos. Es una delicia para la vista de quienes visitan esta región catalana regada por las aguas del regio río Ebro.

Sus paisajes impresionantes se caracterizan por su entramado de cultivos y caminos estrechos que comunican a sus principales poblaciones Riumar, Sant Jaume d`Enveja y Deltebre. El río Ebro hace de frontera entre el Delta Norte y Sur. Existe un solo puente que une a estos sectores.

Los turistas activan su GPS en sus móviles para ubicarse en esta amplia zona con carreteras asfaltadas en la mayoría de sus tramos. En algunas playas solo hay caminos de tierra aptas para cualquier coche que se pueden alquilarse en el aeropuerto de Reus con reserva y excelentes tarifas.

Visitar sus lagunas

Las lagunas del Ebro se pueden visitar durante todo el año y son el lugar màs conocido de esta región, donde los turistas pueden observar gran variedad de aves, dependiendo de la estación. El birdwatching o la observación de aves y otras especies es una actividad que atrae tanto a turistas como a investigadores a visitar a esta zona catalana.

Cualquier mes del año pueden disfrutarse de las colonias estables de aves del Delta del Ebro, como los flamencos o las garcetas, aves muy vistosas y elegantes que habitan en este lugar.

Mientras que para observar especies como la garza imperial o la garcilla cangrejera se debe esperar hasta la época estival. En invierno se pueden observar otras aves visitantes como el cormorán y el alcatraz. Tienen dos itinerarios ornitológicos, al norte y al sur del Delta, adaptados para el avistamiento desde casetas y torres de observación en las lagunas.

Conocer Punta del Fangar

Es un área protegida del parque del Delta del Ebro ubicada al norte del parque natural que sirve de hábitat para charranes y gaviotas que hacen sus nidos en esta zona desértica de unos seis kilómetros de dunas muy peculiares que se encuentran frente al mar.

Si se decide conocer esta área de acceso restringido parcial hay que dejar el coche en un popular restaurant y luego emprender la marcha hasta Far del Fangar, si se cuenta con condiciones favorables y viento tranquilo.

Es una excursión de unas tres horas para conocer el faro, disfrutar de los paisajes, de una zambullida y captar fotografías de estos paisajes diferentes y encantadores donde el viento puede generar retrasos.

Es una zona que vale la pena conocer y no es necesario alejarse mucho para disfrutar de paisajes increíbles y + playas despejadas donde se disfruta de su horizonte con otro punto de vista.

Practicar deportes extremos como el Kayak

Los turistas seleccionan Terres de I`Ebre para la práctica de deportes extremos y en especial kayak dentro del Delta, otro lugar donde se disfruta de este deporte es en las cercanías de Deltebre donde la fuerza del río hace que se desarrollen niveles altos de adrenalina y se debe armonizar para coordinar una dinámica y llegar al fin del recorrido.

Es una gran experiencia que une a las personas por el esfuerzo y la serenidad que deben poner en práctica en este deporte y además, se disfruta de un excelente ejercicio en este río de gran caudal.

Existen distintas rutas para recorrer El Ebro en Kayak muy agradables y de diferentes tarifas dependiendo de los servicios y operadores turísticos que se contraten. Por lo general, duran entre dos o tres horas y pueden participar personas de casi todas las edades, especialmente si hay vientos serenos que dejan desplazarse con calma.

Disfrutar de la cultura del ecoturismo

El Delta del Ebro tiene un valor natural, cultural y patrimonial que afortunadamente se protege, gracias a las instituciones que se comprometen a diario con el cuidado de su ambiente y especies. Esta cultura del cuidado de la naturaleza ha favorecido al ecoturismo en la zona, de la mano de guías que conocen el Delta y ofrecen servicios excelentes.

Con las empresas familiares que se dedican a este tipo de turismo, es muy agradable e interesante descubrir y disfrutar de actividades ecoculturales, como paseos para pescar en barcas de perchar, pasando el tiempo divirtiéndose con juegos tradicionales de la zona o simplemente disfrutando del agua como niños.

En el centro Delta de l’ebre sus visitas guiadas permiten la observación de aves y otras especies desde cierto ángulo de la laguna de la Trancada, los emprendedores plantean la instalación de un mirador de 360 grados con telescopios para lograr vistas más espectaculares.

Pasear por la playa del Trabucador

Uno de los lugares más recomendados del Delta del Ebro es esa playa que se extiende desde el sur de La Trancada por unos seis kilómetros hasta la Punta de la Banya, lìmite de la zona restringida de este parque natural.

Su particularidad y gran interés de los turistas obedece a que el mar està presente en esta playa tanto por es Este como por el Oeste y es un espectáculo pasear en bici o en coche con el mar a ambos lados del camino, con puntos de apenas unos cincuenta metros de separación entre los mismos.

Otro punto de interés turístico es la práctica de kitesurf todo un espectáculo con las mejores fotografías. Muchos turistas se animan a tomar clases en las escuelas para aprender este y otros deportes que existen en esta zona de Tarragona en Cataluña, donde se puede llegar en bici, coche propio o transporte público.

De los arrozales a la mesa

La gastronomía de la zona es muy fresca y exquisita, ya que todos los restaurantes se especializan en platos a base del arroz que se cosecha en esta línea, la cual goza de la denominación de Origen Protegida, gracias a que es uno de los lugares de toda España donde existen campos adaptados para el cultivo de arroz que cambiaron el paisaje.

Es un alimento que es aprovechado al máximo para preparar muchos platos exquisitos que son los protagonistas en los restaurantes en la zona y que dan la particular forma al paisaje de este lugar turístico, cercano tanto a Valencia como a Barcelona.

Estos cultivos de arroz han pasado de generación en generación desde hace cientos de años y constituyen el emblema de la zona de El Ebro, donde el turismo y el ecoturismo se desarrolla y consolida por sus bellezas naturales, sus atractivos culturales y su excelente gastronomía.