Cómo cultivar arroz

La agricultura ha sido una de las actividades más importantes desde hace milenios ya que esta les da la posibilidad a las personas de cultivar una amplia variedad de organismos vegetales con la finalidad de obtener alimento, por esta razón en la actualidad en casi todos los países del mundo muchas personas llevan a cabo esta actividad.

Cabe destacar que cultivar ofrece múltiples beneficios a las personas, para comenzar les permite obtener una inmensa variedad de alimentos de una forma más económica, por otro lado, también les permite generar mucho dinero al comerciar dichos productos vegetales, lo que hace que la agricultura sea una alternativa muy viable para la mayoría de las personas.

Entre las alternativas de cultivo más recomendables en la actualidad para las personas se encuentra el arroz, ya que este cereal es uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial, además aporta una inmensa variedad de elementos y compuestos sumamente necesarios para el desarrollo físico y mental de las personas.

Por otro lado, el arroz también es uno de los vegetales más fáciles de cultivar que existen, lo que hace que esta alternativa sea muy llamativa para muchas personas, por lo que el presente artículo incluye algunos de los pasos más importantes para cultivar arroz de una forma adecuada y productiva.

Adecuar el terreno

Al igual que cualquier otra planta el arroz requiere de ciertas características para poder crecer de forma correcta, por lo que es necesario acomodar un poco el suelo para ofrecer las condiciones de suelo que se ameritan para sembrar esta planta, por lo que es necesario arar y abonar el terreno antes de disponerse a plantar el arroz.

Además de adecuar el suelo para llevar a cabo el cultivo, también es importante asegurarse que este cuente con las condiciones necesarias para plantar arroz, es importante mencionar que el suelo debe contar con un grado de acidez ligeramente alto y debe ser arcilloso, por otro lado, este también debe recibir una gran cantidad de luz solar.

Comprar semillas de arroz

Inmediatamente después de asegurarse de que el terreno cuente con las condiciones necesarias para sembrar se deben adquirir las semillas del arroz para posteriormente plantarlas, es importante verificar que las semillas sean de un productor confiable para obtener buenos resultados al momento de cosechar.

Por otro lado, también es muy importante saber cuál es el tipo de arroz que se desea cultivar ya que existen múltiples variedades de arroz como es el caso del arroz de grano largo, el arroz de grano corto, el arroz dulce, el arroz de grano medio y el arroz aromático los cuales poseen características muy diferentes.

Remojar las semillas en agua

Antes de sembrar el arroz es importante llevar a cabo un paso el cual es remojar las semillas en agua, esta tarea consiste en juntar aproximadamente dos onzas de semillas de arroz e introducirlas en un recipiente con agua durante al menos 12 horas, no obstante, el tiempo de remojo no puede superar las 36 horas o de lo contrario el grano se dañará.

Cabe destacar que remojar las semillas en agua es un paso fundamental al momento de sembrar arroz, así como otros alimentos de origen vegetal, ya que de esta manera es posible garantizar que la semilla se encuentra lo suficientemente hidratada y cuente con el nivel de humedad necesaria para su germinación y posterior desarrollo.

Plantar las semillas de arroz

Al momento de plantar las semillas de arroz se deben eliminar todas las malas hierbas presentes en el terreno, luego se debe proceder a sembrar el arroz a lo largo de todo el terreno en forma de filas, en el caso de los países que presentan las cuatro estaciones generalmente se recomienda plantar el arroz durante la primavera o el otoño.

Por otro lado, es necesario que el terreno conserve grandes niveles de humedad para poder cosechar el arroz posteriormente, por lo que se debe inundar constantemente el espacio correspondiente a la plantación de arroz, lo que impide que el arroz pueda plantarse en todo tipo de suelos.

También es importante llevar a cabo un mantenimiento constante de la plantación para obtener buenos resultados, por lo que se debe agregar abono al suelo constantemente para asegurarse que las plantas cuenten con los nutrientes necesarios, así como agregar agua de manera constante para evitar que estas se deshidraten.